Sigue el día de la marmota: Iglesias tiende la mano en una sesión de reproches con las elecciones más cerca