La “impertinente contestación” de Mariano Rajoy al abogado de la acusación