Los imputados por el caso del espionaje niegan seguir órdenes de políticos