Los vecinos de Caldas de Reis, pendientes del fuego