El incidente en la playa por las cruces amarillas revela la fractura social en Cataluña