El independentismo escenifica un pacto hasta la sentencia del Supremo