El bloque independentista pierde la mayoría y hace patente la ruptura en el Parlament