Los 'indignados' aseguran que había "agitadores profesionales" en los incidentes