Los 'indignados' reivindican su carácter apartidista, cinco años después