Los 'indignados' reciben a los nuevos alcaldes con caceroladas