¿La Infanta Cristina debe renunciar a sus derechos dinásticos?