La Iglesia se lava las manos en el intento del Gobierno por impedir la inhumación de Franco en la Almudena