A la espera de saber si será candidato, Iñigo Errejón no preocupa a los partidos de izquierda