Una veintena de inmigrantes permanecen encaramados a la valla