Los institutos no tendrán la obligación de ofrecer religión en el bachillerato