La consejera catalana critica los "insultos y amenazas" a una doctora en un centro de salud por atender en castellano