La Internacional cierra la capilla ardiente de Carrillo