Los letrados estudian los plazos para la investidura mientras el reloj sigue corriendo