El tiempo y la inestabilidad de la catedral de Notre Dame retrasan la investigación del incendio