La izquierda abertzale reconoce el dolor generado por ETA