Los jefes de gabinete, claves en una batalla política cada vez más feroz y polarizada