El Valle d'Hebrón humaniza la oncología de los peques con dibujos y lemas de esperanza en los sueros