Las juntas dividen a los jueces de toda España entre partidarios y detractores de la huelga