La justicia europea da la razón a Londres y las cámaras de compensación podrán operar desde fuera de eurozona