Cospedal justifica que encargar trabajos puntuales al comisario Villarejo era su obligación