La Palma encara sus peores horas en la calidad del aire: la mezcla de calima y ceniza lo hace casi irrespirable