El laborismo de Gordon Brown cosecha una derrota histórica en las europeas