Los laboristas australianos mantienen una cómoda ventaja en las encuestas