Los laboristas, humillados en las elecciones locales inglesas