El lanzamiento del cohete iraní centró el encuentro de las grandes potencias en Alemania