Tensión entre la policía y un grupo de gente que ha quitado el lazo amarillo del Ayuntamiento de Barcelona