Más lazos amarillos, más tensión, ahora en Blanes