El lehendakari está seguro de que ni EA ni Alternatiba sirven a la estrategia de ETA