El lehendakari reconoce avances en la izquierda abertzale pero los considera insuficientes