El lehendakari sostiene que si Bildu quiere ser creíble debe exigir a ETA su desaparición