Los letrados del Parlament afirman que la cuenta atrás para la investidura no ha empezado