El líder norcoreano Kim Jong-il vivió en 2010 su año más activo