Música, baile y sonrisas entre los inmigrantes del Aquarius en su desembarco en Valencia