Todas las miradas puestas en Madrid, donde la derecha podría sufrir un revés