Un juzgado madrileño inadmite la querella de Granados contra Tomas Gómez y éste pide su cese