Una víctima de maltrato reconoce que no quiso por miedo identificar a su expareja tras ser apuñalada en el metro