La precariedad se extiende, la vida se encarece, salarios y pensiones no suben