Manuel Valls responde con besos a quienes les abuchean y asegura sentir un "clima de intolerancia"