Las Mareas pierden casi todo su poder en Galicia