Las dos horas más complicadas del testigo Rajoy