Las notas de la ministra de Sanidad pudieron ser manipuladas meses después de terminar el Máster