Los mensajes de Puigdemont a Comín remueven al independentismo