El gasto militar mundial creció un 1,3 por ciento en 2010, la menor subida en una década