Los militares españoles arrían la bandera en República Centroafricana para dar por finalizada su misión