La ministra de Exteriores viaja a Moscú para zanjar la crisis por la expulsión de diplomáticos